logo Aritz Urresti

Cómo gestionar la frustración en la empresa

Escrito por Aritz Urresti el 5 Dic 2012

como gestionar la frustracion en la empresa¿Cómo gestionar la frustración en el entorno empresarial? Cuando los planes no salen como esperamos nos sentimos frustrados. La frustración la provocan todas aquellas circunstancias en las que ninguna de las alternativas posibles es la deseable y prometen consecuencias que están por debajo de lo que queremos. No siempre podemos evitar las circunstancias que provocan la frustración, pero podemos elegir las actitudes y las acciones con las que responder. Nadie está libre de vivir en su piel la frustración, por mucho que intentemos prever situaciones y planificar para que todo salga como deseamos, la frustración se puede convertir en un “ladrón de tiempo” si nos negamos a aceptar la realidad, eligiendo reaccionar con los sentimientos inadecuados.

Las reacciones emocionales más comunes a la frustración suelen ser de tres tipos: la furia, la desesperación (inacción) y la aceptación (acción). Cuando nos enfrentamos a situaciones que generan frustración, la reacción más sabia es aceptar la realidad de que no podemos hacer una elección ideal, todas las alternativas están por debajo de lo que deseo. Después elijo la mejor acción posible y sigo adelante. En el momento en que tengamos madurez emocional para ser capaces de reconocer que la frustración es un modelo de vida normal y que las circunstancias que la provocan no son ataques personales, entonces no caeremos en la trampa de reaccionar con malos sentimientos o con pasividad. Al reconocer el hecho de que no se puede solucionar cada situación de forma ideal, estaremos en la posición adecuada para hacer la elección correcta y para emprender las acciones necesarias en un tiempo mínimo.

Mientras otras personas reaccionan con furia ante alguien que normalmente es una víctima de las mismas circunstancias, y mientras otras utilizan la frustración como justificación para abandonar, perdiendo el control sobre su tiempo y sobre sus circunstancias; nosotros podemos elegir reaccionar de forma más beneficiosa para nosotros mismos. En lugar de malgastar el tiempo quejándonos, lamentándonos o culpabilizando, podemos decidir qué cosas se pueden hacer para resolver un problema, para después ponernos en marcha y solucionarlo.

La forma más rápida de evitar la frustración es desarrollar la capacidad de reconocer la realidad, saber lo que puede cambiar y lo que no puede cambiar, y después, tomar las decisiones lógicas y las acciones productivas para mejorar situaciones en lugar de empeorarlas.

Podemos además, aprender de la experiencia. Los errores o las elecciones poco acertadas pueden servirnos como oportunidades de aprendizaje muy valiosas. Descubrir por qué se ha hecho una mala elección, por qué se ha perdido una oportunidad, o por qué las relaciones con los demás no han sido todo lo buenas que sería de desear. Todo pasa por no dejarse arrastrar por la parte emocional de nuestra mente, y en lugar de ello, usar la parte racional, repasando rápidamente las acciones y las decisiones que hemos tomado para ver en qué nos hemos equivocado, o qué es lo que ha fallado. Y seguir adelante de la mejor manera posible.

¿Quieres aprender más sobre este tema?

Asiste a mi próximo curso gratuito de 5 horas en el edificio del Seminario de Derio (curso presencial todas las semanas). Totalmente gratuito y sin ningún compromiso posterior.

Inscríbete rellenando el formulario: haz click aquí.

 

Compartir en tus redes sociales
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Síguenos

twitter Aritz Urresti facebook Aritz Urresti linkedin Aritz Urresti youtube Aritz Urresti
@AritzUrresti

¿Quieres más artículos como este?

Suscríbete aquí al newsletter y recibe mis artículos cada mes en tu email totalmente gratis

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL