logo Aritz Urresti

Cómo trabajar por metas para lograr el éxito

Escrito por Aritz Urresti el 14 Mar 2013
Cómo trabajar por metas para lograr el éxito

¿Cómo trabajar por metas para lograr el éxito? Fijar metas es el preludio a la acción, y es la mejor fuente de auto motivación. La fijación de metas nos exige que realicemos un diálogo interno para analizar cuál es nuestra realidad actual y cuál es la realidad a la que queremos llegar. Pero las metas no sirven de nada si no contienen un plan de acción y una fecha límite establecida para cada paso del plan de acción. Mediante el desarrollo personal podemos aprender cómo trabajar por metas para lograr el éxito.

Vamos a analizar cómo deben ser nuestras metas si queremos que nos conduzcan al éxito:

  1. Una meta debe ser específica. Para diferenciarse de un simple deseo vago, una meta debe especificarse lo máximo posible, de la forma más clara y detallada, describiendo todos sus detalles de una forma vívida. Por ejemplo, un deseo vago sería: “quiero una casa nueva”. Para convertirla en meta debemos concretar y especificar cada detalle: Qué clase de casa, cuándo me quiero mudar, cuántas habitaciones, cuántas plantas, en qué zona, si tendrá jardín…
  2. Una meta debe hacerse por escrito. El acto de escribir tienen una importancia crucial. La escritura convierte una simple idea genérica, en algo concreto, nos permite visualizar y desarrollar todos los detalles que aportan la tangibilidad necesaria, nos aporta más creatividad e imaginación. Desde el punto de vista psicológico, la escritura manual ayuda a que las cosas se graben en nuestra mente, de una forma que con un ordenador no ocurre.
  3. Una meta debe ser personal. Nadie más que tú puede fijar tus propias metas, porque nadie más posee tus características de personalidad, ni nadie puede visualizar e imaginar por ti las cosas que tú deseas realmente. Nadie tienen tus mismas capacidades, necesidades, ni potencial de logro. Si persigues metas “prestadas” no funcionarán porque no puedes desarrollar el mismo deseo, la misma pasión, entusiasmo o decisión que se necesitan para alcanzarla. Tampoco será nunca igual la satisfacción, ni la motivación, ni el sentimiento de logro.
  4. Una meta debe ser expresada en forma positiva. Las metas deben impulsarnos a la acción, por eso nunca debemos formularlas en negativo, ya que no podemos visualizarnos no haciendo nada. La meta nos sirve para visualizar, pero no podemos visualizar algo como “no perderé tiempo”. Sí podemos visualizar en cambio “usaré mi tiempo de forma productiva”, y así se alcanzará la meta mejor.
  5. Una meta debe ser realista y alcanzable. Metas realistas no equivale a metas simples, mediocres o comunes. Que sean realistas quiere decir que representan un objetivo hacia el que es posible dirigirse y que estás dispuesto a hacerlo. Cuanto más alta es una meta, mayor es la motivación que nos supone como reto, nos merece la pena trabajar por ella. Si es tan alta que no es alcanzable ni realista, no tendremos confianza en su consecución, por lo que está condenada al fracaso.
  6. Una meta debe incluir cambios básicos de personalidad. Primero forjamos nuestros hábitos y después nuestros hábitos definen el tipo de persona que somos. Si desarrollamos aspectos de nuestra personalidad que nos convierten en el tipo de persona que logra sus metas, y adquirimos el hábito de trabajar por metas, así como el hábito del éxito, nuestra vida cambiará a mejor drásticamente. Cambiando nuestros rasgos de personalidad y conducta, abandonando hábitos perjudiciales y desarrollando hábitos beneficiosos, es como lo lograremos. Muchas personas no logran alcanzar sus metas por que sus planes no incluyen hacer los cambios internos necesarios para el logro.
Cada vez que escojas una meta, la definas con precisión y claridad, y comiences a elaborar el plan de acción para alcanzarla, estarás predisponiendo tu cuerpo y tu mente para el éxito. Cuando en un partido de fútbol, al acercarse el final, quedan pocos minutos y los futbolistas saben que deben marcar un gol para ganar, visualizan con claridad la meta, y conocen con exactitud que deben hacerlo en pocos minutos, algo ocurre en sus cuerpos y en sus mentes, tienen una meta muy clara, alcanzable y realista que supone un reto. Entonces todo parece funcionar mejor, aumenta el rendimiento, la motivación, disponen de una energía extra que antes no tenían. De la misma forma, podemos predisponer nuestros cuerpos y nuestras mentes para funcionar a pleno potencial y alcanzar logros que en otras condiciones no lograríamos. La magia de trabajar por metas claras, específicas, bien definidas, nos aporta un extra que nos hará sobresalir y destacar sobre el resto de las personas.

 

¿Quieres aprender más? Asiste a mi seminario gratuito para empresarios y directivos, y aprenderás lo que necesitas para cambiar. Se trata de un curso gratuito de 5 horas que impartiré el martes de 9 a 14 h. en el edificio del Seminario de Derio.

  • Seminario Gratuito de 5 horas para empresarios y directivos.

  • No te lo pierdas: Plazas limitadas, máximo 25 personas.

  • Inscríbete rellenando el formulario que encontrarás a la derecha de este texto, o haz click aquí.

Compartir en tus redes sociales
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

One Trackback/Pingback

  1. […] sustituyéndolos por otros que nos beneficien, es el de la fijación de metas personales. Fijar metas es el ingrediente singular más importante tanto en la auto motivación, como en el logro del […]

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Síguenos

twitter Aritz Urresti facebook Aritz Urresti linkedin Aritz Urresti youtube Aritz Urresti
@AritzUrresti

¿Quieres más artículos como este?

Suscríbete aquí al newsletter y recibe mis artículos cada mes en tu email totalmente gratis

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL