logo Aritz Urresti

Cómo gestionar la frustración ¿Las cosas no salen cómo deseas?

Escrito por Aritz Urresti el 8 Feb 2015

Como gestionar la frustración

Cómo gestionar la frustración

¿Las cosas no salen como tú desearías?

  • Si queremos que algo suceda, hemos de crear las circunstancias adecuadas para que suceda. Si las circunstancias que generamos conducen a otra cosa, nos frustramos. Creemos circunstancias propicias.
  • La culpabilización y el reproche a los demás no van a conducir a que ninguna situación cambie, sino al contrario, van a provocar desmotivación, imagen negativa asociada a tu marca, crear mal clima y ponerles a la defensiva.
  • Si deseamos que algo suceda y no sucede, quejarnos no conduce a que cambie, sino a más frustración.
  • Hemos de hacer las cosas pensando en las consecuencias. Reprochar y culpabilizar no va a tener como consecuencia que las cosas salgan de forma diferente, como ya se ha podido demostrar en el tiempo que se lleva haciendo igual.
  • Necesitamos conocer la realidad, ser conscientes de nuestra situación. No tiene sentido que nos frustremos por no conseguir lo que deseamos, si lo que ocurre es que simplemente no lo tenemos las circunstancias adecuadas.
  • Ni la queja, ni el reproche, ni la culpabilización conducen a soluciones. Cuando queramos aportar algo, lo mejor es que aportemos soluciones, no quejas.

Diagnóstico y plan de acción.

  • En primer lugar hemos de llevar a cabo un análisis que nos permita orientativamente conocer nuestra situación inicial. Es decir, cuál es la situación que nos provoca frustración y por qué.
  • Durante un periodo de tiempo podemos recopilar datos que nos permitan diagnosticar nuestra situación real.
  • Una vez determinada la situación en la que estamos, podremos determinar la situación en la que nos gustaría estar. Es decir el objetivo, el punto a dónde nos gustaría llegar.
  • Posteriormente podremos trazar un plan de acción para llegar allí. Una vez determinado un objetivo, planificamos la estrategia para conseguirlo, indicando los pasos a dar, los recursos a destinar y los tiempos a emplear.
  • Esta es la forma de llegar a una solución, no las quejas ni los reproches, insisto en esto.

Desterrar el miedo al error y a la culpabilización.

  • Implantar la cultura del error como algo positivo, como la oportunidad para detectar áreas de mejora.
  • El único camino que conduce al aprendizaje es cometer errores.
  • Si algo nos sale bien por azar, es muy peligroso, porque creemos que sabemos, nos confiamos y las consecuencias pueden ser terribles.
  • Lo mejor es equivocarse lo antes posible y lo más frecuentemente posible, impidiendo que el error nos provoque frustración.
  • Los errores son buenos porque nos permiten aprender, de ellos podemos sacar valiosas lecciones, son una oportunidad. Siempre y cuando no se cometan de forma continuada.
  • De cada error: tomar registro y desarrollar un proceso por escrito de cómo hacerlo bien. Preguntar a personas que saben, a personas que ya han cometido ese error antes y saben cómo no cometerlo de nuevo, etc.
  • Si estamos culpabilizando a las personas, adquirirán miedo al error y ese miedo les paralizará y les impedirá tomar decisiones y ser proactivos, generando más frustración por lo tanto.

Desarrollar metodologías.

  • Cada vez que algo no funcione, debemos desarrollar una metodología para que la próxima vez funcione.
  • Esto permitirá que cuando algo tenga éxito, quede registrado cómo se hizo, paso por paso, y en la siguiente ocasión se podrá hacer igual y repetir lo que funcionó.
  • Esto también permitirá que las actividades no dependan de personas concretas. Al existir métodos por escrito, cualquier persona podrá desarrollarlas en posteriores ocasiones. Cuando las cosas funcionan, la frustración está bien gestionada.
  • Conseguimos que el trabajo no se acumule en unos pocos, y si una persona se va, el know how se queda.

¿Quieres aprender a gestionar la frustración? No sigas esperando a mañana, el éxito no depende de lo que hagas mañana, si no de lo que hagas hoy.

Compartir en tus redes sociales
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Un comentario

  1. Tu comentario
    Estoy totalmente de acuerdo con el artículo.
    La frustración la mejor manera de combatirla es mirando para adelante, saber dónde nos encontramos y saber lo que queremos hacer.

    Los reveses te enseñan y te hacen madurar y de ellos hay que sacar el lado positivo, sin mirar para atrás y pasando página, empezando de cero para poder tomar impulso. He vivido experiencias difíciles y esto me ha hecho ver que hay que sacar lo bueno de ellas y dejar en el pozo del olvido lo que nos ha generado frustraciones y desengaños.

    No es fácil saber qué hacer y cómo hacerlo, pero está claro que te tienes que marcar metas hasta encontrar el camino que te lleve a hacer lo que deseas o te satisfaga para seguir adelante.

    Si falla una metodología habrá que buscar otra y otra hasta dar con lo que queremos y que funcione. Tomar nota y dejarlo por escrito nos ayudará a conseguirlo.

    Yo sigo buscando mi camino y en el recorrido me voy quedando con el aprendizaje que será el que me lleve a esa meta que te has marcado.

    Gracias por seguir aportándonos valor con los artículos y comentarios.
    Un abrazo, Ángel

    18-Feb-15 · 9:35 am | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Síguenos

twitter Aritz Urresti facebook Aritz Urresti linkedin Aritz Urresti youtube Aritz Urresti
@AritzUrresti

¿Quieres más artículos como este?

Suscríbete aquí al newsletter y recibe mis artículos cada mes en tu email totalmente gratis

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL