logo Aritz Urresti

¿Funciona tu negocio sin estar tú presente?

Escrito por Aritz Urresti el 15 Feb 2015
Funciona tu negocio

¿Funciona tu negocio sin estar tú presente? ¿Cuánto tiempo puedes ausentarte de tu empresa sin que ésta deje de producir resultados? Uno de los principales retos para un emprendedor, tras poner en marcha la maquinaria de su empresa, es sistematizar su negocio de tal manera que funcione sin que él esté presente. Para ello debe desarrollar un equipo de personas, organizado, orientado, motivado e implicado. La gran trampa en la que caen muchos emprendedores es quedar atrapados por sus negocios, volviéndose imprescindibles y perdiendo la libertad e independencia que la mayoría de los emprendedores buscan. El cementerio está lleno de imprescindibles.

Aquellas personas que tienen algo de experiencia en el mundo de los negocios saben que lo más importante después de los clientes, es el equipo. Mediante una cultura de equipo apropiada en tu negocio, podrás crecer de manera rápida, segura y rentable; permitiéndote implantar los sistemas necesarios para delegar y optimizar todo el negocio. Tus empleados pueden ser un problema o una oportunidad; pueden ser el motor de tu negocio o pueden ser tu ruina, dependiendo de cómo tengas organizados tus sistemas.

Crear un equipo es un buen comienzo, permanecer unidos es un gran avance, trabajar en equipo es un éxito. Henry Ford

Hay un aspecto fundamental para toda persona que quiera gestionar un equipo: la gestión del tiempo. Trabajar con personas es una de las actividades que más tiempo consume y en la que más fácilmente puedes perder el enfoque. No puedes esperar gestionar un equipo de personas, si no eres capaz de gestionar correctamente tu propio tiempo. Para optimizar tu negocio deberás en primer lugar optimizar tu productividad y la de tu equipo. Las personas que gestionas en tu negocio, demandarán tiempo de ti. Debes tener el control de tu tiempo y la claridad necesaria para no perder tu Visión de negocio, porque, hagas lo que hagas, el tiempo fluye igualmente, nadie puede gestionar el tiempo, pero sí podemos gestionarnos a nosotros mismos y las tareas en las que empleamos ese tiempo.

Acostúmbrate a enfocarte de la siguiente manera: ¿cuáles son las actividades que mayor valor aportan a tu negocio y a tu vida? ¿cuál es el mejor uso posible de tu tiempo en este preciso momento? Decidir cuál es la mejor tarea en cada momento y enfocarte en ella sin distracciones ni interrupciones, implica que estas eligiendo tu destino día a día y hora a hora. Una vez domines este enfoque, entrena a tu equipo para que utilice este sistema y supervísalo. Implántalo en tu equipo y se multiplicará la productividad de tu negocio. Vence sus posibles resistencias porque es el mejor regalo que puedes hacer a tus empleados.

Si quieres vivir una vida feliz, asóciala a objetivos, no a personas o a cosas. Albert Einstein

Es crucial que sepas diferenciar entre perfiles técnicos y perfiles directivos en tu equipo. Muchos de los problemas en las empresas se originan debido a que el propietario de la empresa no diferencia bien ambos perfiles. El directivo es quien dirige a los técnicos, dentro de los parámetros tiempo y presupuesto adecuados. Es el responsable de reclutar, entrenar, motivar y dirigir a los técnicos. Su valor más importante es su habilidad con las personas. En muchas empresas se comete el error de “ascender” a un buen técnico nombrándolo directivo. La consecuencia es que pierden un buen técnico y ganan un mal directivo.

Las personas que forman el equipo quieren, no solo pertenecer a la empresa, quieren que les ayudes a encontrar un sentido a lo que hacen, buscan sentido y valoración. Y si no lo encuentran, querrán dinero, como es lógico. La gente necesita encontrar respuestas. Las empresas que favorecen esto atraen al mejor personal. Valoración significa sentirse apreciado, reconocido, único, diferente. Por todos estos motivos, formar un equipo de trabajo en el siglo XXI implica pasar de jefe a entrenador. El nuevo directivo necesita ser un entrenador de talentos, más que un jefe. El viejo modelo de dirigir dando órdenes ha quedado atrás. Hoy más que nunca es necesario influir positivamente sobre las personas que nos rodean.

¿Quieres aprender a gestionar un equipo en tu empresa para ganar independencia y libertad? No sigas esperando a mañana, el éxito no depende de lo que hagas mañana, si no de lo que hagas hoy.

Compartir en tus redes sociales
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Síguenos

twitter Aritz Urresti facebook Aritz Urresti linkedin Aritz Urresti youtube Aritz Urresti
@AritzUrresti

¿Quieres más artículos como este?

Suscríbete aquí al newsletter y recibe mis artículos cada mes en tu email totalmente gratis

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL