logo Aritz Urresti

Tener personas a tu cargo… ¿una solución o un problema?

Escrito por Aritz Urresti el 1 May 2015

Tener personas a tu cargoTener personas a tu cargo en la empresa, ¿Es una solución o es un problema?

– ¿Qué tal te va con tu empresa?

– Bien, pero tengo 17 problemas.

– ¿17 problemas exactamente?

– Sí. Tengo 17 empleados.

Esta conversación la escuché en un evento al que asistí hace tiempo. No es más que un ejemplo acerca de la enorme dificultad que supone para muchos empresarios la gestión de personas. Tener personas a su cargo y llenarse de nóminas para muchos es el equivalente a ponerse una cadena con una bola de preso en el pie. Cada empleado es una bola más. Es un tema de conversación muy recurrente entre autónomos y empresarios con personas a su cargo, frecuentemente verbalizan que lo más difícil de todo es gestionar personas.

Por este motivo, se hace muy evidente que es preciso dedicar tiempo, prepararse, formarse y hacer bien las cosas en materia de gestión de personas. Delegar no es nada fácil, y requiere dedicación, aprendizaje, seguimiento… Hay que dedicar horas. El equipo humano es el activo más importante en una empresa y de su perfecto funcionamiento depende la buena marcha de la empresa en su conjunto.

No debemos confundir delegar con repartir tareas. No es lo mismo. Ni debemos confundir a un empresario, con un autónomo con ayudantes. Si te dedicas a hacer de todo, si necesitas ser omnipresente en todas las áreas de la empresa , si participas en los procesos productivos, si no puedes ausentarte de la empresa sin que se den problemas, en realidad eres un autónomo con ayudantes. Si estás haciendo de todo ¿Quién se centra en las labores propias del empresario?

¿Cómo dar con la clave para que tus empleados te aporten soluciones y no problemas?

  • Define la Misión, Visión y los Valores de la empresa. Asegúrate de que siempre se respeten, que ningún colaborador trabaje según sus propios valores, si no según los valores que hayas definido para tu empresa. Si las metas de la empresa y las de tus empleados no son coincidentes, tendrás problemas.
  • No permitas que tus empleados deleguen hacia arriba. Evita que te vuelvan rebotadas las tareas que les asignas. Deben ser capaces de ejecutar las tareas para las que fueron contratados, y si no pueden, no sirven para tu empresa, elegiste mal la persona. Debes cambiarlo, por el bien de toda la empresa y de todos los demás trabajadores.
  • Realiza un organigrama por funciones de tu empresa. Pon por escrito todos los roles que son necesarios en tu equipo para que el flujo de trabajo funcione por si solo. No se trata de un organigrama por personas. Establece todas las piezas que debería haber en la maquinaria para que funcione bien, olvidándote de las personas que tienes ahora. Posteriormente asignarás personas a esos puestos. Probablemente las personas de tu equipo desempeñen más de uno de esos roles en tu empresa, pero debes tener bien definido el organigrama por funciones: cada engranaje y cada pieza.
  • Haz una descripción de los puestos de trabajo por escrito. El análisis de puestos de trabajo debe hacerse de forma objetiva, no pensando en las personas que los ocupan si no el puesto en sí. Especifica con claridad los objetivos del puesto, funcionalidades y tareas; en ese orden. Los objetivos indican para qué sirve ese puesto de trabajo, qué debe conseguir y por qué. Las funcionalidades indican las responsabilidades propias de ese puesto. Y las tareas son las actividades concretas que deben ejecutar. Una vez esté todo definido, tu equipo entenderá mejor lo que se espera de cada uno.
  • Analiza las competencias personales, las habilidades y la capacitación que se requiere para cada puesto. ¿La persona que tienes en la actualidad es adecuada para el puesto que has definido? ¿Está desarrollando un rendimiento acorde con lo exigido para su cargo? Este análisis debe hacerse de forma totalmente objetiva en base a hechos, no a opiniones ni valoraciones subjetivas. Pese a no ser un plato de gusto para el empresario, toca evaluar los puestos de trabajo y asegurarse de que el equipo va a funcionar para que la empresa tenga futuro.

Consigue que tu equipo humano te aporte soluciones y no problemas.

Desarrolla profesionalmente la estructura de tu empresa, de forma moderna, estratégica, flexible y dinámica. El factor humano es una de las principales claves del éxito. Tómatelo en serio porque puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Si no te conformas con dedicar tu vida a trabajar para pagar facturas, sal de la comodidad, haz cosas diferentes y lucha por conseguir metas valiosas y predeterminadas.

  • ¿Quieres saber por qué algunos empresarios tienen éxito profesional y otros no?

  • No depende de lo que hagas mañana, si no de lo que hagas hoy. No esperes más y actúa ahora.

  • Contacta conmigo aquí y te ayudaré a lograr las cosas que deseas.

Compartir en tus redes sociales
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Síguenos

twitter Aritz Urresti facebook Aritz Urresti linkedin Aritz Urresti youtube Aritz Urresti
@AritzUrresti

¿Quieres más artículos como este?

Suscríbete aquí al newsletter y recibe mis artículos cada mes en tu email totalmente gratis

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL