logo Aritz Urresti

El miedo a las emociones y el miedo al éxito

Escrito por Aritz Urresti el 1 Jul 2016
El miedo a las emociones y el miedo al éxito

¿Te has parado a pensar en si tienes miedo a las emociones? ¿Y en el miedo al éxito? Desde niños nos meten el miedo en el cuerpo, de tal forma que se nos graba a fuego en la mente. Quedamos programados para tener miedo. Al nacer únicamente tenemos 2 miedos: a la oscuridad y al ruido. Sin embargo según crecemos, estos miedos desaparecen y vamos adquiriendo otros. En especial hay 2 tipos de miedo que nos arruinan la vida. Por un lado está el miedo al fracaso y por otro lado el miedo al rechazo. Las personas dejan de lado muchos proyectos por miedo a fracasar, o por miedo a que les digan que no. También tenemos pánico a caer mal, a no agradar, a que no nos quieran y ser rechazados. Este miedo al rechazo, hace que muchas personas compitan por todo. De niños tenían que competir por la atención de sus padres y de adultos continúan compitiendo por todo.

Estos miedos son siempre emocionales. Vivimos en un mundo racional, no concebimos la realidad sin pasarla por el filtro de la racionalidad. Esto hace que no sepamos gestionar correctamente las emociones. Desconocemos nuestra parte emocional y nuestras necesidades emocionales que son las que rigen nuestra realidad, nuestra salud, nuestro bienestar y nuestros resultados. No somos coherentes entre lo que queremos y lo que hacemos, porque desconocemos esa parte emocional tan importante. Cuando una persona recibe un golpe fatal del destino en el ámbito familiar, no se recupera jamás. La parte familiar es importantísima emocionalmente, sin embargo no somos coherentes y en nuestro día a día tendemos a descuidar la familia. Recuerda: cuida a tu familia y dedícales tiempo.

Esa mochila de miedos emocionales inconscientes con la que cargamos cada día, nos impide ver más allá de aquello que tenemos justo delante. No nos damos cuenta que las cosas que nos ocurren, simplemente son un resultado de lo que hacemos. Únicamente de nosotros depende que nuestra vida cambie. Los miedos nos impiden darnos cuenta de la necesidad de ese cambio y continuamos un día tras otro haciendo las mismas cosas, por lo que obtenemos los mismos resultados. Miedo a las emociones.

Todo lo que nos ocurre depende de nosotros. Está en nuestra mano cambiar. Nuestra agenda refleja nuestra vida, sino planificamos los temas importantes, sino solo el trabajo, no obtendremos resultados en las cosas importantes: la salud, la familia, los amigos, disfrutar del tiempo de ocio… Es habitual que las personas “no tengan tiempo” para cuidarse y hacer deporte. ¿No tenemos tiempo para cuidar nuestra salud? ¿Pero qué puede haber más importante que nuestra salud? No hay nada más importante… entonces, ¿Por qué priorizamos todo lo demás antes que la salud?

La gente permite que sus miedos inconscientes sean quienes rijan su vida y posteriormente dejan que sus mentes fabriquen grandes excusas: “Es que…”. Siempre los “esques”. Es importantísimo hacerse responsable de la propia vida. Tomar la responsabilidad de aquello que nos sucede y dejar de buscar la responsabilidad fuera. Hay que vivir la vida como una aventura, todo lo que venga, bueno o malo, pasará. Y no pensar en el pasado (“y si hubiera hecho…”).

Necesitamos tener un “Por qué”. Normalmente tendemos a centrarnos en el “cómo”, sin tener un por qué. Sin embargo, lo importante es el por qué, quien tiene un por qué, encuentra un cómo, aparece por si solo. Hemos de encontrar las cuatro cosas importantes para nosotros. Y tener siempre en la mente esas cuatro cosas, esos “por qués”. La vida va de caerse y levantarse. Si tenemos miedo a caernos, nos paralizamos y vivimos bloqueados, vivimos con miedo. Es preferible buscar soluciones, no quejarse. Hay que encontrar las soluciones dentro de uno mismo, en lugar de buscar excusas fuera, guiados por el miedo. Hay que actuar, lo que cuenta es la acción. Ponte en marcha hoy, no esperes a mañana, porque entonces ese cambio permanecerá siempre en el mañana, día tras día.

Si no puedes cambiar las cosas ¿De que te sirve quejarte?

Y si puedes cambiar las cosas ¿De qué te sirve quejarte?

El futuro nos da miedo, y el pasado nos encadena, de tal forma que se nos escapa el presente. ¿Percibes tu miedo a las emociones? Todos necesitamos a alguien que nos recuerde para qué estamos trabajando cada día y cuestione la coherencia entre lo que hacemos y lo que queremos conseguir. Te invito a mi curso presencial gratuito, donde te hablaré de estos y muchos otros temas que creo que pueden interesarte. Es totalmente gratis y no implica ningún tipo de compromiso (25 plazas máximo). ¡Nos vemos pronto!

 

Inscríbete al seminario gratuito

 

Compartir en tus redes sociales
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Síguenos

twitter Aritz Urresti facebook Aritz Urresti linkedin Aritz Urresti youtube Aritz Urresti
@AritzUrresti

¿Quieres más artículos como este?

Suscríbete aquí al newsletter y recibe mis artículos cada mes en tu email totalmente gratis

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL