logo Aritz Urresti

¿Cómo motivar a los trabajadores?

Escrito por Aritz Urresti el 7 Nov 2013

¿Cómo motivar a los trabajadores?¿Cómo motivar a los trabajadores? Una de las claves para el éxito de una empresa, es la delegación. El empresario debe llevar a cabo un proceso de delegación eficaz para poder dedicarse a su tarea más importante, la que solo puede hacer él: hacer crecer la empresa, detectar áreas de mejora, aplicar acciones de mejora, desarrollar nuevas ideas, nuevas líneas de negocio, optimizar el negocio, generar más ingresos, pensar, analizar, planificar, etc. Sin embargo, no podremos optimizar nuestros negocios sin antes optimizar la productividad de nuestro equipo (y la nuestra propia). Al fin y al cabo, una empresa no es más que un equipo bien organizado, enfocado, motivado e implicado. Y para optimizar la productividad, debemos saber motivar a los trabajadores.

Los empresarios que en lugar de invertir su tiempo en las tareas mencionadas, lo invierten en el área de producción, lo tendrán muy difícil. Si no tenemos nuestro tiempo bien gestionado y no dedicamos nuestras horas a las tareas apropiadas ¿Quién lo hará por nosotros? Es muy habitual es que el gerente de una empresa se dedique casi en exclusiva a resolver problemas de la empresa, pero, si invertimos nuestro tiempo en ser solucionadores de problemas ¿Quién se encarga de pensar y planificar? ¿Quién se encarga de hacer crecer la empresa y mejorar? ¿Entonces por qué nos quejamos de que la empresa no crece?

Por eso es fundamental ser capaz de delegar, tener personas bien orientadas, motivadas e implicadas en quienes delegar. Solo de esta forma podremos priorizar las tareas que nos conducen a aumentar resultados (Tareas de Alta Rentabilidad Tangible).

Sin embargo, muy pocos son los empresarios que están realmente formados en seleccionar trabajadores, motivarles y formarles. La consecuencia es que tenemos lo que nos merecemos: un equipo mediocre, que convierte la posibilidad de delegar en algo muy complicado. Es curioso que si preguntas a un empresario por cuáles son sus mayores problemas, muy probablemente te dirá que los trabajadores. La mayoría de los empresarios tiene la creencia de que sus trabajadores son especiales, y que hay otros “por ahí fuera” que son muy buenos. No hubo suerte a la hora de contratar. Pero la realidad no es esa. Normalmente los problemas vienen por una mala selección, por no tener conocimientos adecuados sobre formación, y por no saber motivar. Para motivar a un trabajador, es imprescindible conocer cuáles son sus metas, sino es imposible, no puedes saber cómo motivarle sin sentarte a hablar con él y saber sus metas. Es muy difícil que una persona esté motivada para hacer el trabajo del día a día. El día a día no motiva a nadie, las personas necesitamos saber la meta, cuál es el objetivo de ese trabajo diario. Necesitamos saber recordar la meta al trabajador, decirle “estás aquí haciendo esto, para lograr esto otro”. Es fundamental recordarles continuamente que sus tareas de hoy les acercan a las metas de mañana. Eso es motivar. Si no su trabajo se convertirá en algo rutinario, sin ilusión, sin pasión, sin energía… y en consecuencia, con una productividad muy baja. Motiva todo lo que puedas a tus empleados, averigua sus metas y recuérdaselas todas las semanas.

Un empresario debería tener 3 tipos de reuniones diferentes con sus trabajadores, y hacerlas por separado:

  1. Reuniones de motivación: compartir metas comunes de la empresa, recordarles su meta, por qué trabajan, etc.
  2. Reuniones de planificación: elaborar un plan de acción conjunto y coordinado, desglosando las tareas, marcando hitos, poniendo fechas, etc.
  3. Reuniones de formación: explicar cómo hacer las cosas, temas técnicos, etc.

Imaginemos la siguiente situación: ¿si solo dispusieras de 10 horas a la semana para trabajar, qué tareas harías? Analizando bien esto, e identificando cuáles son las tareas fundamentales para que tu empresa no se hunda, tienes buenas pistas para saber qué has de priorizar. Una vez identificadas esas tareas, hemos de blindar esas 10 horas, jamás permitirnos dejar de hacerlas, y protegerlas de forma que ninguna urgencia se meta por medio, como si no tuviéramos disponible más tiempo. Es más, ¿qué ocurriría si realmente solo trabajaras esas 10 horas y el resto de tus tareas las delegaras? Sencillamente, que tu calidad de vida aumentaría infinitamente, dispondrías de tiempo para estar con tu familia, para ir al gimnasio, para hacer todas las cosas que te gustan. ¿Por qué entonces estás tirando tus horas a la papelera con tareas que no te aportan nada, solucionando los problemas de los demás? ¿No estarías mejor en casa con tus hijos? ¿A qué esperas para empezar a motivar a tus trabajadores para poder delegar?

 

¿Quieres aprender más? Asiste a mi seminario gratuito para empresarios y directivos, y aprenderás lo que necesitas para cambiar. Se trata de un curso gratuito de 5 horas que impartiré el martes de 9 a 14 h. en el edificio del Seminario de Derio.

  • Seminario Gratuito de 5 horas para empresarios y directivos.

  • No te lo pierdas: Plazas limitadas, máximo 25 personas.

  • Inscríbete rellenando el formulario que encontrarás a la derecha de este texto, o haz click aquí.

Compartir en tus redes sociales
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Síguenos

twitter Aritz Urresti facebook Aritz Urresti linkedin Aritz Urresti youtube Aritz Urresti
@AritzUrresti

¿Quieres más artículos como este?

Suscríbete aquí al newsletter y recibe mis artículos cada mes en tu email totalmente gratis

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL