logo Aritz Urresti

Mitos sobre las personas de éxito

Escrito por Aritz Urresti el 21 Nov 2014
Mitos sobre las personas con éxito

A la mayor parte de las personas les ocurre que no consiguen las cosas que desean. Tenemos proyectos, ideas y sueños, que, por algún motivo, para nosotros son irrealizables. Sin embargo hay un porcentaje reducido que sí logran muchas cosas de las que se proponen. Ven cumplirse muchos de sus sueños.

¿Qué diferencia hay entre unos y otros? Contrariamente a lo que solemos pensar, no se trata de una cuestión de inteligencia, ni de preparación, ni de conocimientos. Tampoco se trata de un tema de dinero, por mucho que tendamos a pensar “ése lo ha podido hacer porque tiene pasta”.

Todos conocemos casos de personas sin demasiadas luces que consiguen realizar sus metas. Y por el contrario, personas de gran inteligencia que fracasan en casi todo. De la misma forma, existen personas sin educación, formación, ni conocimientos, que logran sus metas; mientras que hay catedráticos arruinados. Y también muchas personas logran el éxito en la vida sin poseer ningún recurso económico en sus inicios, mientras que millonarios no ven cumplidos ninguno de sus sueños.

Por lo tanto, podemos deducir de todo esto que el éxito no tiene relación directa con estas cosas. Si son características muy útiles para la ecuación del éxito, pero no son lo fundamental, ninguna de ellas son el cimiento necesario.

En cambio, hay otra serie de características que sí poseen las personas que obtienen el premio de éxito, características que la mayoría de ellas poseen. Por lo tanto, si lo que pretendemos es la consecución de nuestros sueños y alcanzar el éxito en la vida, deberíamos fijarnos en las cosas que tienen en común las personas de éxito y tratar de tenerlas nosotros también, adquirirlas, ejercitarlas y manejarlas con destreza. Y olvidarnos de las otras características que no conducen al éxito, a pesar de que nuestra cultura nos empuja a creer que las necesitamos.

¿Y qué características poseen las personas de éxito?

  • Priorizan las tareas que les benefician y les hacen mejorar. Y no lo que les conduce a hacer su entorno.

  • Poseen el control de su tiempo y no lo ceden continuamente a los intereses de los demás.

  • Llevan a cabo sus metas, no se detienen ante el primer obstáculo, pensando “es imposible”.

  • No se permiten el auto engaño que procede de barreras mentales, miedos inconscientes y excusas.

  • Aprenden a incrementar su productividad personal.

  • Reservan tiempo para sus metas principales (familia, salud, ocio, deporte, etc.).

  • Adquieren hábitos beneficiosos y abandonan hábitos que les perjudican y les desvían de tus metas.

  • Desarrollan actitudes de mejora continua.

  • Desarrollan actitudes de confianza, autoestima y motivación.

  • Protegen su tiempo personal y profesional a través de la planificación y gestión del tiempo eficaz.

  • Aprenden a diferenciar lo que deberían hacer, de lo que realmente hacen, con objetividad.

  • Siempre miden y hacer seguimiento de sus propios resultados.

  • Aprenden a combatir la dilación y los “ladrones de tiempo”.

¿Quieres aprender más sobre los temas que trato en mi blog? Ponte en contacto conmigo.

 

Compartir en tus redes sociales
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Síguenos

twitter Aritz Urresti facebook Aritz Urresti linkedin Aritz Urresti youtube Aritz Urresti
@AritzUrresti

¿Quieres más artículos como este?

Suscríbete aquí al newsletter y recibe mis artículos cada mes en tu email totalmente gratis

OK

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies que encontrarás en nuestro AVISO LEGAL